Razones para invertir en negocios de hostelería

En el año 2015, por primera vez desde que se iniciase la crisis económica en 2008, se crearon más bares de los que se cerraron. Se superó así en el sector hostelero una merma en su creación de empresas que había obligado al cierre de unos 30 000 locales en estos últimos siete años. Sin embargo, el año 2016 también está siendo de bonanza, y las cifras no mienten: 252 000 negocios de este tipo, uno por cada 175 ciudadanos, y lo que es aún más sorprendente, mayor cantidad de bares que un país tan enorme como los Estados Unidos.

Un país de bares

Obviamente, España es un país ‘barero’. A los españoles les encanta salir de bares, ya sea en forma de tapeo previo al almuerzo, de comida en toda regla, de desayunos, de media tarde con su cafelito, de cenas con los amigos o de copas hasta altas horas de la madrugada. La oferta gastronómica y hostelera es tan grande como la diversidad de tipos de consumidores de bares, restaurantes, cafeterías y pubs.

Por tanto, cuando un nuevo emprendedor debe decidir qué tipo de negocio montar, debe tener muy en cuenta las cifras antes mencionadas y el carácter ‘callejero’ de la sociedad española. Todo ello unido al gran clima reinante en la mayor parte del año en el país hacen de sus bares una oferta muy apetecible.

Crear un nuevo negocio del sector hostelero puede convertirse en todo un éxito, siempre y cuando se tenga en cuenta que existe ya una poderosa oferta y que no se puede triunfar fácilmente. Hay que instalar un sistema informático potente que permita dar un servicio ágil y rápido con, por ejemplo, un sistema integrado de TPV Hostelería.

Claves para triunfar

1. En primer lugar, debes decidir qué tipo de bar vas a montar. No es lo mismo un negocio de comidas ‘all the day‘, en el que vayas a servir desayunos, almuerzos, meriendas, cenas y copas que un bar solo de copas nocturno, una cafetería de desayunos o un bar clásico de menús del día.

2. Para elegir sabiamente entre esas opciones, debes estudiar el mercado y la ubicación idóneos. Si quieres montar un bar de copas en una avenida urbana en la que ya hay 5 o 6 negocios similares, ya asentados, tal vez debas rechazar esta idea inicial y montar una cafetería o un gastrobar, de los que tal vez escaseen en la zona.

3. Calidad-precio: eligiendo un tipo de productos con una calidad y un precio determinados satisfarás un determinado nicho de mercado, mientras que dejarás otro sin cubrir. Es imposible llegar a todos los tipos de clientes, por lo que debes jugar con el precio para atraer a uno u otro público.

4. Al igual que el precio, el ambiente y la decoración deben ir en consonancia. Por ejemplo, si montas un gastrobar de precio medio-alto, debes tener una decoración detallista y coherente. Si tu negocio es una cafetería, la decoración deberá ser poco recargada y sencilla.

En definitiva, debes estudiar al milímetro tu nuevo negocio de hostelería, puesto que elegir entre las opciones del mercado te hará triunfar de lleno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*