¿Qué tipos de sábanas deberíamos utilizar en invierno?

Estamos en la estación invernal y nos damos cuenta que nuestra ropa de cama ya no nos aporta tanta calidez como antes. ¿Cuál es la solución? Decantarnos por un nuevo tipo de sábanas que se adapte a la estación del invierno para poder resguardarnos del frío.

Por supuesto, es un error utilizar las mismas sábanas que utilizamos en verano, en invierno, etc. Básicamente porque nos congelaremos de frío.

A continuación, te vamos a citar toda una serie de propuestas para saber de qué material debes elegir las sábanas.

Los mejores tipos de sabana para usar en invierno

Sábanas de franela

Este tejido es muy suave por lo que no sólo se va a encargar de protegernos del frío, sino que también nos ayudará a conciliar el sueño más rápidamente. En el proceso de su confección se utiliza una especie de algodón que se mezcla con diferentes fibras sintéticas. La composición final es muy suave y plenamente respetuosa con nuestra piel.

En el caso de que, en el pasado, hayamos utilizado algún tipo de sábanas y nos haya producido algún tipo de alergia, tienes que saber que con este tipo no nos pasará nada.

Sábanas de coralina

Por otro lado, las sábanas de invierno coralina también son una interesante opción. Estamos hablando de un tipo de material que se considera muy ligero y que nos ofrece una calidad bastante interesante. Además, es fácil de limpiar y se seca con mucha facilidad (ideal para aquellas zonas en donde la humedad sea muy elevada).

Una de sus grandes ventajas es que las podemos encontrar en toda una gran cantidad de colores; gracias a esto, independientemente del estilo que pueda tener nuestra habitación, siempre encontraremos un color que se pueda ajustar a ella.

Sábanas pirineo

Este otro modelo de sábanas también nos puede ayudar a conseguir la calidad deseada. Se confeccionan utilizando tejido textil polar. Por lo general, sus ventajas son muy similares a las de las dos modelos anteriores. Sin embargo, su principal diferencia es que, en su proceso de composición, se utilizan diferentes tipos de tejidos sintéticos y poliéster.

Nos ayudará a conseguir un tacto bastante suave gracias a su estilo aterciopelado. Además, como la opción anterior, en el momento en el que las lavamos estaremos seguros de que se va a secar con bastante rapidez.

La que sí que es una ventaja destacada es que suelen ser mucho más económicas que las opciones anteriores.

Una de sus desventajas es que, a la hora de lavarlas, se recomienda siempre hacerlo por separado. La razón es que van soltando pequeños pelos que pueden quedar impregnados en otras prendas. Lo mismo puede ocurrir en el momento en el que la hace que hemos en una secadora, estos pelos podrían afectar a otras prendas y ya te decimos que son bastante complicados de eliminar.

Ahora ya conoces las mejores sábanas para el invierno por lo que podrás tomar tu decisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*