Pasos para retirar un producto del mercado correctamente

¿Has lanzado un producto al mercado y, debido a algunos problemas de funcionamiento, estudios que aseguran que es peligroso o insalubre y te ves obligado a retirarlo? Nosotros te vamos a indicar como hacerlo.

Lo primero que tienes que hacer es aceptarlo. Tienes que darte cuenta de que, aunque esto pueda llegar a suponer unas pérdidas iniciales algo importantes, también es conveniente considerar que cuanto más tiempo esté en el mercado, peor va a ser el impacto que el negocio se va a llevar.

Análisis inicial

Tenemos que proceder a realizar un análisis inicial para saber lo que está pasando. Es posible que la situación no sea tan grave; quizá con hacer algunos pequeños cambios podemos llegar a corregirlo (en el caso de que el producto no sea nocivo pero, por ejemplo, no se esté vendiendo de la forma correcta).

Acuerdo con el distribuidor

Tienes que saber que esto le va a producir un problema muy importante de cara al consumidor. En este caso vamos a intentar proponerle una alternativa o intentar buscar diferentes soluciones para que todos podamos llegar a un acuerdo.

Informar a todas las partes afectadas

En el caso de que vendieras directamente al consumidor final, a este también lo vas a tener que informar. En este caso puedes hacerlo a través de Internet (redes sociales y página corporativa), anunciando el cambio en Televisión o cualquier otro tipo de soporte con el que puedas conseguir la difusión necesaria.

Recuerda que es muy importante que el cliente no se pregunte qué ha pasado con el artículo, que ya lo sepa.

Plan B

En algunos negocios ya se tiene la previsión de que esto pueda llegar a pasar y hasta han preparado un Plan B con el objetivo de minimizar el impacto económico. Esto ocurre, sobre todo, en sectores como el tecnológico o el del textil donde los productos tienen una fecha de caducidad aproximada y se puede trabajar para conseguir que no se queden obsoletos.

Te recomendamos tener este “plan B” por si acaso.

Ante todo paciencia

Ya te hemos comentado que esto te puede suponer algunas pérdidas económicas muy importantes. ¡Aguanta! Tienes que pasar el chaparrón para poder seguir adelante. Retirar un producto no es el fin, sino un nuevo principio.

Estos son los pasos más adecuados para matar un producto y no morir en el intento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*