La importancia de la seguridad alimentaria en las empresas

seguridad alimentaria
Las empresas alimenticias son totalmente responsables de garantizar la seguridad alimentaria de los alimentos con los que trabajan. Existen varias normas industriales promovidas por la Unión Europea.

Tanto en España como en Europa, todas aquellas empresas que trabajan con alimentos son responsables a la hora de garantizar la seguridad alimentaria. No importa que se dediquen a la producción, al transporte, al almacenamiento o a la venta, ya que cualquier empresa que tenga relación con los productos alimentarias debe hacerse cargo de ellos.

Para garantizar esa seguridad alimentaria por parte de las empresas, la Unión Europea lanzó diferentes normas industriales que marcan las pautas y los requisitos que hay que tener en cuenta. Entre las más destacadas aparecen las APPCC y las BPH.

¿Qué es la seguridad alimentaria?

Una persona que acude a un restaurante o que adquiere un alimento en un comercio, espera poder disfrutar de un consumo seguro y de calidad. Unos alimentos en mal estado o que no resulten seguros pueden ser muy perjudiciales, por lo que es importante garantizar la máxima seguridad de los alimentos.

Los peligros físicos, químicos, microbiológicos, y un mal estado de los productos son los principales peligros que se pueden presentar a lo largo de cualquier cadena alimentaria, contando desde el momento de la explotación de los productos hasta son puestos a la venta. La responsabilidad de garantizar el mejor estado de los productos corre a cargo de la empresa, que debe mantener un control rutinario de los productos, así como asegurar que las instalaciones y las condiciones de trabajo sean las más adecuadas.

Mecanismos APPCC y BPH

Los mecanismos APPCC y BPH son los más importantes a la hora de mantener la seguridad de los alimentos. El análisis de peligros y puntos críticos de control (APPCC) es el sistema que utilizan las empresas del sector alimenticio para tratar de garantizar la total seguridad de los alimentos.

Consiste en un sistema de prevención, que se basa en los posibles riesgos que tenga que enfrentarse una empresa alimentaria, y que sirve para identificar los puntos de control en relación a los riesgos físicos, químicos y microbiológicos, y tratar de no poner en juego la seguridad de los alimentos.

Pero antes de implantar los mecanismos APPCC, es importante aplicar buenas prácticas de higiene (BPH), que se refieren a diferentes programas que incluyen una serie de requisitos a cumplir. Los más importantes tienen que ver con la higiene y la formación de los trabajadores.

Pero no son los únicos, ya que las BPH engloban muchos más aspectos, todos ellos relacionados con la higiene en los restaurantes, supermercados, locales o cualquier tipo de establecimiento que trabaje con alimentos.

Además de la higiene en el lugar de trabajo y la formación de trabajadores, aparecen otros puntos que resultan muy importantes:

  • Limpieza y condiciones de salubridad
  • Mantenimiento de las instalaciones y de los servicios
  • Realizar controles de plagas
  • Evaluar la calidad de los equipos que se utilizan
  • Dependencias y estructura
  • Evaluar el almacenamiento, la distribución y el transporte
  • Adecuada gestión de los residuos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*