La igualdad de géneros, cada vez más cerca

La igualdad entre hombres y mujeres está dejando de ser una utopía, tal y como se concebía en un pasado y cada vez se va haciendo más real. Es importante matizar que todavía nos queda por romper con algunas barreras que se resisten al paso de los años, pero que ahora estamos mucho más cerca de lograrlo, es un hecho.

En la actualidad, se están realizando diferentes cambios y movimientos políticos que algunos ya están teniendo un relativo éxito y es que no estamos hablando de un proceso que se vaya a completar de la noche a la mañana ni mucho menos.

Cadenas que todavía nos quedan por romper en la igualdad de género

Brecha salarial

Los hombres todavía siguen cobrando más que las mujeres. Lo más frustrante de todo es que a veces lo hacen, incluso, en el mismo puesto, con la misma antigüedad o en peores condiciones.

Lo peor de todo es que la crisis económica, que todavía pesa sobre nuestras cabezas, no ha hecho otra cosa que dificultar todavía más esta situación.

Las previsiones apuntan a que en el momento en el que el modelo económico español vuelva a funcionar, estas diferencias se irán mermando de forma progresiva ante unos empresarios y leyes más justas.

Violencia de género

Esto es un caso muy difícil de tratar, aunque se está haciendo lo imposible para conseguirlo. Una de las estrategias que se está siguiendo para poder conseguirlo es la concienciación: desde tempranas edades, hasta a personas más adultas.

Además, se dispone de toda una serie de herramientas para poder denunciar a los agresores. Sin embargo, existe un error. Para conseguir la igualdad absoluta, no solo se debe erradicar la violencia de género, sino que se debe eliminar cualquier tipo de violencia, tanto hacia hombres, como hacia mujeres.

Publicidad sexista

La publicidad sexista es otro de los puntos pendientes con los que tenemos que acabar pero por desgracia, no depende directamente de nuestras decisiones.

Ahora las campañas de publicidad sexistas se han reducido de forma muy notable gracias a diferentes organismos de control publicitario, mostrando una visión mucho más realista de los hombres y de las mujeres en la sociedad actual, aunque aún queda mucho por caminar.

Por ejemplo, la empresa especializada en la fabricación y distribución de desodorantes Axe, se ha visto envuelta en un halo de polémicas, precisamente por crear anuncios para muchos sexistas.

Aunque hay muchos más aspectos en los que todavía tenemos que mejorar, los tres puntos anteriores se consideran los más importantes y deberían ser los primeros en atajar con la implicación de todos los organismos públicos y sociedad.

Eso sí, todo esto no será posible si no ponemos toda nuestra voluntad en ello. Por muchos programas y medidas que se puedan lanzar en el mercado, al final todo dependerá de nuestra mentalidad. Solamente en el caso de que pensemos que es posible un futuro en el que reine la igualdad entre hombres y mujeres, entonces será posible conseguirlo.

Mientras sigamos anclados en los ideales de siglos pasados, no habrá evolución posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*