Claves para evitar que el Big Data acabe con la creatividad

Nadie pone en duda que el Big Data ha revolucionado por completo el mundo del marketing, siendo toda una revolución y provocando todo tipo de cambios en la manera de trabajar de los profesionales. De hecho, mucha gente equipara al Big Data a la llegada de Internet a la sociedad, para que puedas hacerte una idea.

No es de extrañar, ya que la enorme cantidad de datos con los que cuenta consiguen aumentar las precisiones de las estrategias diseñadas, permitiendo que sean cada vez mucho más eficaces y que consigan estar focalizada en una serie de objetivos muy concretos. Algo muy similar a lo que ocurrió con la llegada de Internet, que permitió que pudieses encontrar cualquier tipo de información en tan solo unos segundos.

Pero el Big Data también puede mostrarse como un arma de doble filo, ya que el enorme volumen de información que maneja y que está disponible en la red puede resultar muy útil, pero a su vez, si no se utiliza correctamente, también puede ser realmente inútil. Para conseguir sacarle el máximo rendimiento, lo más recomendable es crear una serie de filtros que permitan convertir los textos en información completamente válida.

Y es que de nada te valdrá disponer de amplias cantidades de información sino tienes un sistema que sea capaz de transformarla, analizarla y traducirla debidamente.

Porque hoy en día hay una fuerte obsesión por los datos, lo que está haciendo que inconscientemente se dejen de lado otras estrategias que se muestran igual de importantes. Y esto es lo peor que puede ocurrir.

De modo que si quieres sacar el máximo rendimiento al Big Data es importante que prestes atención a lo que te comentamos a continuación.

Ten claros tus objetivos y recopila datos

Las empresas suelen cometer todo tipo de fallos a la hora de recoger datos. Esto es porque no se establecen prioridades ni se tienen claras las principales necesidades de los usuarios. Para ello es fundamental que una vez se hayan recogido los datos se pongan en común con el resto del equipo para valorar las diferentes posibilidades.

Evita la cuantificación

La cuantificación, al contrario de lo que piensa mucha gente, no es nada beneficioso para los usuarios. La gente piensa que ésta es clave a la hora de tomar decisiones, pero sin duda están totalmente equivocados.

Para trabajar bien hay que crear situaciones complejas y proponer todo tipo de retos, y no dejar el trabajo en manos de las cantidades.

Mide tus decisiones

Es fundamental aprender a medir tus decisiones y no apostar por la primera que te venga a la cabeza. No pasa nada si te equivocas, eso está claro, pero si no lo haces mucho mejor. Mide la posible efectividad que vaya a poder ofrecer la idea que tienes en la cabeza, y si está cerca de lo que pensabas, adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*